De cuando pensamos que los paisajes no eran de nadie

Máximo Corvalán Pincheira: Una isla de ropa en el desierto