Un poema universal lanzado al cosmos

Mientras los pueblos del hemisferio norte usaban los puntos luminosos del cielo para orientarse, los del hemisferio sur lo hicieron prestando atención a los espacios oscuros de la Vía Láctea, […]

Mientras los pueblos del hemisferio norte usaban los puntos luminosos del cielo para orientarse, los del hemisferio sur lo hicieron prestando atención a los espacios oscuros de la Vía Láctea, entre los cuales se encuentra la nebulosa Saco de Carbón, ubicada a 600 años luz de la Tierra.

Con esa premisa, el Festival de poesía y ciencia del estrecho de Magallanes «Acrux», en conjunto al Colectivo Casagrande y la compañía danesa Hygge Universe, se propusieron recolectar versos espontáneos a través del sitio web Universalpoem.com para lanzarlos el próximo enero 2022 desde Punta Arenas hacia la nebulosa Saco de Carbón, también conocida como “mancha de Magallanes” o “nube oscura de Magallanes”. De esa forma, se prevé que este mensaje a la humanidad compuesto de versos de habitantes de todo el planeta llegue a inicios del año 2622.

El propósito de esta iniciativa es transformar en ondas de radio un gran poema universal que alcance el cosmos a partir de versos que se recopilen a través del sitio web del festival. El centro de operaciones será Hygge Universe, un centro tecnológico danés dedicado a la robótica y las comunicaciones satelitales. Ellos han sido los responsables del diseño de la arquitectura y el hardware necesarios para el lanzamiento, la transformación de los versos en señales de radio  y la visualización y retransmisión a través de señales visuales, auditivas y 3D de los versos transmitidos al Cosmos. La onda radial será́ proyectada sobre el estrecho de Magallanes el día del lanzamiento. La acción además, será́ retransmitida en directo a través de los canales de YouTube de todos los colaboradores del proyecto.

La invitación es a escribir un verso de 70 caracteres en /universalpoem.com/ para que sea enviado al cosmos. 

Por su parte, el Colectivo Casagrande, quienes desde 1996 han desarrollado numerosas acciones poéticas que vinculan el cielo, la literatura y las artes visuales, propusieron el proyecto, POEMA UNIVERSAL AL COSMOS, el cual consiste en enviar al espacio el “Universal Poem”, el poema de la especie, amplio, diverso y escrito por miles de autores. A continuación compartimos un fragmento de lo que para sus autores implica este gesto poético que busca producir diálogos entre lo que concebimos como luz y oscuridad, astronomía y medioambiente, pasado y futuro.

Poéticas del carbón

Por Santiago Barcaza, de Colectivo Casagrande

El carbón símboliza lo oscuro, lo negro, lo que para algunos es mancha, combustible inspirador del progreso. El carbón y la oscuridad han sido un combustible poético que han generado diversos motivos líricos para destacados artistas y poetas. Así encontramos en los versos de Gonzalo Rojas, quien escribe en uno de sus más grandes poemas, “Carbón”: No importa / que hayan pasado tantas estrellas por el cielo de estos años / No importa que la noche nos haya sido negra por igual a los dos. / Pasa, no estés ahí/ mirándome, sin verme, debajo de la lluvia. O un verso de Derek Jarman:»In black lies the possibility of hope», cuya reescritura podría ser el lema del proyecto “en lo oscuro yace la esperanza”. Por lo tanto, existe un relato poético en enviar nuestro mensaje a la oscuridad, a la gran mancha de Magallanes, porque en esa oscuridad, nido de estrellas y de alucinaciones de aves migratorias, está cifrada la esperanza

Existe en la historia contemporánea un vínculo directo entre «Coalsack Nebula» (Saco de carbón) y el lugar geográfico donde se desarrollará este proyecto. El primero en dar a conocer la existencia de la nebulosa Saco de Carbón a Europa, en 1499, fue el explorador español Vicente Yáñez Pinzón. Fue nombrado «il Canopo fosco» (la oscuridad Canopus) por Amerigo Vespucci y también fue llamado «Mácula de Magellani»(Mancha de Magallanes) o «Nube de Magallanes Negra» en oposición a las Nubes de Magallanes. Más tarde, la nebulosa obtuvo el sobrenombre de Nube Oscura de Magallanes, un juego de palabras dado su negro aspecto en comparación con el brillante resplandor de las dos nubes de Magallanes, que son en realidad galaxias satélites de la Vía Láctea. Estas dos galaxias son claramente visibles en el cielo austral y llamaron la atención de los europeos durante las exploraciones de Hernando de Magallanes en el siglo XVI. Sin embargo, la «Coalsack Nebula» no es una galaxia. Como otras nebulosas oscuras, en realidad es una nube interestelar de polvo tan espesa que impide que la mayor parte de la luz de las estrellas del fondo llegue a los observadores.

La nebulosa «Saco de Carbón» se encuentra a 600 años luz de la Tierra. Fuente: ESO

La otra mancha de carbón

Recientemente el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas publicó su esperado informe sobre cómo el calentamiento global cambiará nuestro planeta en las próximas décadas dando por hecho que el aumento inevitable de la temperatura y la crisis hídrica han sido provocados por el hombre desde la revolución industrial (desde hace 180 años). En este contexto, el carbón es el combustible fósil que más contribuye al cambio climático y las centrales térmicas de carbón son la mayor fuente de emisiones de CO2 producidas por el ser humano. Sólo en España, el carbón fue el responsable de más del 65% de las emisiones de CO2 producidas en la generación eléctrica en 2016 y mueren prematuramente cada año 30.000 personas por respirar aire contaminado. El proyecto Carbón puede contribuir a tomar conciencia en la sociedad sobre el impacto del uso del carbón poniendo en las antípodas del discurso el que, por un lado, ya existe la “mancha de magallanes”, el saco de Carbón a 600 millones de años luz de nosotros y, por otro, no es necesarios que hagamos de nuestro planeta una nueva “mancha” o un nuevo saco de carbón.

Actualmente, Chile vive un proceso de redacción de una Nueva Constitución, en cuya fase inicial se ha puesto sobre la mesa el valor de que Chile se transforme en un Estado Plurinacional y Multicultural, reconociendo que en su territorio habitan diversos pueblos o Naciones y que somos una sociedad multiétnica. Lo anterior es sólo un antecedente que pone en relieve la existencia y valoración cultural de numerosos pueblos originarios en el hemisferio sur–no sólo en Sudamérica- para los cuales la nebulosa “saco de carbón”, siendo observada desde hace miles de años, forma parte esencial de sus cosmogonías. Por ejemplo, para los mocovíes –indígenas argentinos- la nebulosa Saco de Carbón es nombrada Mañik, el padre de los ñandúes; para los mapuches –indígenas chilenos y argentinos- la nebulosa Saco de Carbón es nombrada como Kusv Weke, aunque también es llamada Kuzv Weke y Kurv Wekey representa el “lanar negro”; los aborígenes australianos utilizan el «Emú en el cielo «, un constelación que consiste en nebulosas oscuras que son visibles contra el fondo de la Vía Láctea, en lugar de las estrellas. La cabeza del Emu–ave muy similar al ñandú-es muy oscura y es la nebulosa Saco de carbón, junto a la Cruz del Sur; el cuerpo y las piernas son esa extensión del Gran Grieta rastreando a Scorpius; etc.

La nebulosa Saco de Carbón se encuentra a 600 años luz de distancia, en la constelación de Crux (la Cruz del Sur). La silueta de este enorme y oscuro objeto contrasta sobre la banda luminosa y estrellada de la Vía Láctea y, por esta razón, la nebulosa se conoce en el hemisferio sur desde que nuestra especie existe. Esta enorme nube de polvo y gas absorbe y dispersa la luz de las estrellas del fondo e impide verlas. Dentro de millones de años, trozos de esta nebulosa se prenderán, casi como su homónimo combustible fósil, con el brillo de numerosas estrellas jóvenes, es decir, se cumplirá la paradoja de que la luz de las nuevas estrellas nacerá en la oscuridad de “Coalsack Nebula”.

Imagen de portada: Detalle de la «Gran nube de Magallanes», opuesta a la constelación de Crux (Cruz del sur) Fuente: Ciel Austral.