Cuando el acceso a la naturaleza (y su conservación) se vuelve un privilegio