Durante el 2021 Endémico organizó una serie de talleres bajo el nombre “Naturaleza Digital”, que tenían como propósito dar herramientas para reflexionar en torno a la crisis climática global que hoy nos acontece. Este año, queremos continuar con estos encuentros. Compartir con la comunidad, conversar y poner en diálogo distintas perspectivas puede resultar un buen […]

Durante el 2021 Endémico organizó una serie de talleres bajo el nombre “Naturaleza Digital”, que tenían como propósito dar herramientas para reflexionar en torno a la crisis climática global que hoy nos acontece. Este año, queremos continuar con estos encuentros. Compartir con la comunidad, conversar y poner en diálogo distintas perspectivas puede resultar un buen compost para abonar nuestras formas de hacer y pensar. Así, empezamos este 2022 con nuevos talleres, esta vez bajo el nombre de “Naturaleza Urbana” y cuyo formato, a diferencia del anterior, es presencial. El primero de esta nueva tanda parte el martes 18 de enero y está organizado en conjunto con la Bienal de Artes Mediales y la Corporación Chilena de Video y Artes Electrónicas. Su nombre es: Derivas vegetales para el Antropoceno.

Valentina Paillaleve y Constanza López son quienes guiarán Derivas Vegetales para el Antropoceno.

El primer taller se realizará durante dos sesiones bajo el marco de la 15ª Bienal de Artes Mediales de Santiago y lleva por nombre Derivas vegetales para el Antropoceno. Se trata de un laboratorio, situado y experiencial, de apreciación de las formas de vida vegetales, desde una perspectiva crítica, estética, práctica y lúdica para poner en tensión nociones propias del Antropoceno. “Nuestra idea es poner en valor el mundo vegetal, no desde una mirada ornamental, ni utilitaria. Nos interesa reconocer en las plantas su agencia e inteligencia, su forma de vivir y de ofrecer vida” comenta Constanza López, una de las talleristas de este laboratorio.

“Nuestra idea es poner en valor el mundo vegetal, no desde una mirada ornamental, ni utilitaria. Nos interesa reconocer en las plantas su agencia e inteligencia, su forma de vivir y de ofrecer vida” (Constanza López)

Esta 15ª versión de la Bienal siempre atenta a la relación entre artes, ciencias, tecnologías y sociedad ha querido poner la figura del Umbral, entendida como pasaje de tránsito, en el centro de su reflexión. “Varias formas de tránsito, transición, deslizamiento y travesía son reunidos en esta versión, donde la vida, como fenómeno que atañe a cada persona en particular, a lo humano como conjunto y a lo vivo en general, se reconoce en su fuerza, como también en su fragilidad y tragedia” se lee en su texto curatorial (Consejo Curatorial Umbral) y agregan “tal atención a los tránsitos lo es también a la oscilación de los límites”. En este sentido, el laboratorio Derivas vegetales para el Antropoceno, el cual es parte de Umbral “Escuela de la intuición de esta Bienal, se propone como una ventana a otros mundos posibles, un puente con lo vegetal como una forma de conectar con una otredad que nos habita, es decir, reconocer que somos partes de un todo. Como dice el destacado filósofo Michael Marder “nuestros cuerpos, mentes, y el mundo que nos rodea también se metamorfosean, crecen y se descomponen: seguir estos vectores vegetales dentro y fuera de nosotros es seguir a las plantas”.

Valentina Paillaleve, la otra mediadora del taller señala: “En este laboratorio dispondremos de herramientas tan diversas como la conversación, los recursos hipermediales, el ejercicio meditativo, el análisis visual y más. Esperamos con fervor a las personas curiosas, jóvenes y adultos diversos, habitantes de Santiago o de paso, que se sientan convocadas por el mundo vegetal a sentir, preguntarse, discutir, explorar y crear. Atrevámonos juntos

a hacer de las crisis y de las preguntas abono para transicionar hacia formas renovadas de cohabitar, a nivel sensorial, filosófico, estético, político, espiritual, o del modo en que cada cual resuene”. Te invitamos a participar de este laboratorio, especular a ser otro mediante el juego, a diluir los límites corporales y mentales y, sobre todo, a experimentar sensaciones.

Laboratorio Derivas vegetales para el Antropoceno

Dictado por: Constanza López Cabello & Valentina Paillaleve

Fecha: 18 y 20 de enero de 11 a 13 hrs.

Ubicación: MAC Parque Forestal.

Este es un taller gratuito previa inscripción

Inscripciones aquí

Importante: Se exige pase de movilidad 

Sobre las talleristas:

Constanza López Cabello: Licenciada en Letras Hispánicas con una especialización en industria editorial del libro. Trabaja actualmente en Revista Endémico. Se dedica principalmente a la investigación y escritura asociada a temas del mundo vegetal y medioambiental; también a las culturas y artes latinoamericanas.

Valentina Paillaleve: Licenciada en Letras Hispánicas con especialización en Semiótica y diplomada en Museología crítica. Es artista, editora general de Revista Zánganos, mediadora de la lectura y exploradora del mundo vegetal y fungi.

“Sudamérica, Chile, Sur, Patagonia, Aysén, Puerto Cisnes. Más que una ubicación, un punto dentro del globo con la potencia de atrapar experiencias desde el resistir, en tiempos donde la resistencia se encuentra templada y administrada por la vorágine de un sistema violentamente embaucador. Aquella resistencia, se encuentra instalada dentro de un paisaje modelado por el […]

“Sudamérica, Chile, Sur, Patagonia, Aysén, Puerto Cisnes. Más que una ubicación, un punto dentro del globo con la potencia de atrapar experiencias desde el resistir, en tiempos donde la resistencia se encuentra templada y administrada por la vorágine de un sistema violentamente embaucador. Aquella resistencia, se encuentra instalada dentro de un paisaje modelado por el agua y la erosión de milenios. Un paisaje modulado también por el desplazamiento de antiguos navegantes que registraron con su tránsito, un territorio afectado por sedimentos de toda índole y consecuencia”.

(Angie Saiz, artista visual, curadora y parte del equipo Trayectos territoriales, 2021).

«Microsistemas». Aguafuerte en cobre, 40 x 30 cm, de Víctor Cabrera Llancaqueo.

Los territorios y sus paisajes transitan sin cesar, a pesar de que nuestros ojos sean incapaces de capturar esos pausados movimientos en el momento exacto. Centímetros, metros o kilómetros que albergan distintos tipos de vida se mueven y cambian, a veces a su manera, otras por agentes externos. Las infinitas velocidades e intensidades de sus movimientos revelan la subjetividad del tiempo.

Al final, cada vida en la Tierra se mueve. Es la proyección de las células en el mundo material, de fuera de los cuerpos.

Actividad de mediación con elementos naturales de las exploraciones. © Angie Saiz

El recorrido, el camino, el viaje, el trayecto. En esa experiencia móvil es cuando podemos procesar, construir e interpretar el entorno a partir de la mirada y la comunicación. Pero, ¿podemos procesar información de un paisaje en estos tiempos arrasadores que se viven? ¿Cuándo y cómo comenzamos a construir una relación con el paisaje? ¿Son posibles otras formas de habitar y convivir con los ecosistemas?

Conversaciones en torno a estos temas surgieron en “Trayectos territoriales”, una residencia artística para seis agitadores culturales de la región de Aysén realizada en el pasado mes de octubre, organizada por Taller La Chalupa de Puerto Cisnes y que transitó, itinerantemente y durante diez días, por tres instancias: diálogo/juego, trayectos y práctica del grabado. Sus experiencias, reflexiones y obras gráficas, fueron publicadas en el libro “Trayectos Territoriales”.

Cual reunión en torno al calor de una fogata, la prensa de gran tamaño juntó las inquietudes, revelaciones y pensamientos de los residentes, grabando en papel sus memorias y significaciones más atesoradas.

En estos trayectos, la residencia invitó a moverse y reflexionar sobre lugares como la Isla Magdalena en el fiordo Puyuhuapi, desembocadura del río Cisnes y Sendero Dos Lagunas. Paisajes prístinos para el ojo extranjero, pero visiblemente alterados para quienes los cohabitan.

Cuenta María Jesús, psicóloga y gestora cultural, parte del equipo organizador: “la desembocadura del río Cisnes, uno de los lugares más biodiversos de todo el fiordo Puyuhuapi, hoy amenazado por la eventual construcción de una mega piscicultura que abarcará doce hectáreas, fue otro de los sitios visitados en esta experiencia. La travesía, realizada en kayak desde la playa de Puerto Cisnes, facilitó el avistamiento de fauna marina que habita las costas, y a su vez, propició un acercamiento a antiguas formas de convivencia entre seres humanos y ecosistemas, donde la extracción era realizada a escala humana, siendo la pesca de puyes una práctica de ritmo lento y respetuosa de los ciclos naturales”.

Ejercicio del grabado: experimentación compartida

Experimentar lo define Proyecto Diccionario, como “probar y examinar prácticamente la virtud y propiedades de algo”. Para Sebastián, grabador, profesor y director del proyecto, “el experimento no se puede llevar a cabo sino experimentando, en la propia acción que poseen los procesos, en forma de espiral”.

Complementarias, ambas definiciones sucedieron en residencia. El espacio físico de Taller La Chalupa sirvió como punto de encuentro, conversaciones, concentración y aprendizaje. Cual reunión en torno al calor de una fogata, la prensa de gran tamaño juntó las inquietudes, revelaciones y pensamientos de los residentes, grabando en papel sus memorias y significaciones más atesoradas.

Entintado de plancha de cobre (Técnica: Aguafuerte). © Consuelo Andrade

“La experimentación en torno al grabado, facilitó la utilización del lenguaje visual para plasmar en él las experiencias y reflexiones que emergieron a lo largo del desarrollo de la residencia”, explica María Jesús. Junto a un Muro Libre (superficie habilitada para que los participantes jugasen, conceptualizaran y experimentasen, guiados por una mediación) y una Bitácora personal que llevaba cada uno para registrar todo lo que llamase su atención: la inmensidad de los bosques, sensaciones del recorrido en kayak admirando los fiordos, reflexiones internas, preguntas sin respuestas, respuestas sin preguntas, una palabra, unas hojas caídas de distintos tamaños, colores y aromas, el nombre de algún ave que avistaron o un boceto de las pequeñísimas vidas que observaron con lupa sobre la tierra, en medio de una caminata, con los bototos embarrados, descubriendo con respeto el territorio.

Es en el ejercicio creativo -en este caso en el grabado-, donde es posible procesar estas informaciones. “La acción de grabar se convierte en un acompañante de toda la experiencia, un proceso que reúne, decanta y declara lo vivido, que tiene su momento en el taller, a un lado la prensa, al otro los mesones, grabando la naturaleza misma, hojas encontradas en el suelo, algunas carcomidas por la acción de un insecto, líquenes, briofitas, hepáticas y musgos diminutos, registrando las propias impresiones acerca de la resistencia de la naturaleza, y de los oficios, ante el extractivismo feroz al que estamos sometidos los ecosistemas. Y este espacio, construido entre todas y todos, pareciese un refugio o un pequeño oasis ante las adversidades que nos rodean”, declara Sebastián en el libro.

El mismo libro es un trayecto visual que, a través de fotografías íntimas de humanos y paisajes, captura momentos y trabajo, reflejando la conexión y el intercambio que se generó entre estas personas relacionadas con expresiones culturales de diversas localidades dentro de la región de Aysén. Misteriosa y enorme zonal austral que, pese a sus amenazas a ecosistemas, mercadeo turístico y lejanía, busca vías para (re)activarse y autogestionarse como territorio de diálogo entre sus habitantes.

“Hoy, entre los sonidos de las raíces, puedo ir recuperando mis silencios, mientras hablan también el mar o luna. Y así voy reencontrando mi propia voz. Y así se va ahondando el sentido humano de tener ojos, piel, lengua. Y El deseo de que cada cual pueda cantar su propia canción a la vez que danzar en conjunto, como el cosmos”.

(Reflexión de Gloria Hernández Aravena, profesora de Educación Diferencial y residente).

Residentes y parte de equipo de trabajo en Sendero Dos Lagunas. © Angie Saiz

Referencias

Libro “Trayectos Territoriales. Residencia en taller La Chalupa para agitadores/as culturales de la región de Aysén”. Puerto Cisnes, 2021.

Proyecto Diccionario. Segunda edición octubre 2021.

Contacto Taller La Chalupa: tallerlachalupa@gmail.com y @tallerlachalupa en Instagram.

Imagen de portada: Actividad de mediación con elementos naturales de las exploraciones. © Angie Saiz

Por Paula Iturralde-Polit El nuevo ciclo Naturaleza Digital partió a principios de octubre de este año con el propósito de ofrecer espacios de divulgación educativa en torno a los paradigmas científico-culturales que nos han conducido al problema medioambiental en que nos vemos inmersos actualmente. Hoy nos encontramos ad portas del tercer encuentro, el cual cuenta […]

Por Paula Iturralde-Polit

El nuevo ciclo Naturaleza Digital partió a principios de octubre de este año con el propósito de ofrecer espacios de divulgación educativa en torno a los paradigmas científico-culturales que nos han conducido al problema medioambiental en que nos vemos inmersos actualmente. Hoy nos encontramos ad portas del tercer encuentro, el cual cuenta con el apoyo de Patagonia. Esta vez, el llamado es a todos quienes se interesen en comunicar temas científicos y ambientales y quieran, a su vez, desarrollar su propia propuesta narrativa para impulsar cambios en la sociedad. Este taller lleva por nombre “Comunicación Ambiental” y lo imparten la bióloga, ecóloga y exploradora de National Geographic Paula Iturralde, junto a la licenciada en ciencias biológicas y comunicadora ambiental Diana Troya. A continuación te dejamos este artículo sobre los desafíos de la comunicación científica escrito por Paula Iturralde y a modo de preludio de este nuevo taller que se aproxima.

Se ha vuelto casi un cliché hablar sobre la importancia de comunicar la ciencia. A diario escuchamos hablar sobre la relevancia de llegar con historias de nuevos descubrimientos a un público general, más allá de la academia. A mi personalmente no me gusta separar a la “academia” de “el público en general”, es como pensar que si perteneces al primer grupo no puedes pertenecer al otro y viceversa. Un tipo de hegemonía en el que se posiciona a laciencia como algo fuera del alcance de la mayoría y eso, en cierto modo, hace que muchas personas desconecten su interés por conocer aspectos esenciales de cómo funciona el mundo y lo que nos conecta a él. Es necesario fortalecer las estrategias para compartir nuevos descubrimientos y erradicar la indiferencia o confusión sobre temas que aparentan ser complejos. No deja de ser una carrera de obstáculos que hay que atravesar o sortear y no existe una receta ideal para transmitir conocimiento porque es mucho más complicado que solo modificar la jerga científica por un lenguaje más cercano.  

El taller “Comunicación Ambiental” lo imparten la bióloga, ecóloga y exploradora de National Geographic Paula Iturralde junto a la licenciada en ciencias biológicas y comunicadora ambiental Diana Troya. 

Es importante que nos re-conectemos con la ciencia, especialmente porque está más cerca de lo que creemos, está presente todos los días en cualquier actividad que hagamos o cualquier objeto que utilicemos. Entender por ejemplo, cómo mantenemos el equilibrio cuando nos subimos a una bicicleta, o por qué el agua hierve a diferente temperatura dependiendo de la elevación del lugar en el que estemos se explica con ciencia. Hay muchas cosas que damos por hecho y no nos detenemos a pensar en el proceso que explica cómo esas cosas ocurren, pero que conocerlas nos puede traer un sinfín de beneficios. Así, en un día de mucho calor, sabemos que podemos refrescarnos si nos cubrimos del sol. Una sombra generada por un árbol será más efectiva que la generada por un edificio o pared, pero, ¿te has detenido a pensar por qué? Se debe a que durante el proceso de fotosíntesis, las plantas captan la luz solar y la absorben, eso hace que el calor alrededor de la planta se disipe. Además, una parte del agua que sube desde la raíz, por el tronco hasta las hojas del árbol se libera como vapor de agua por transpiración. Ese proceso genera aire fresco (más denso que el caliente) que desciende. Eso explica porqué la sombra de un árbol es tan refrescante y demuestra además la importancia de reforestar ciudades, no solo con fines estéticos sino para controlar la temperatura ambiental. 

La ciencia está en todas las actividades que hacemos, como mantener el equilibrio en una bicicleta por ejemplo. © Patrick Hendry. 

Sin embargo, no me quiero centrar en un tema particular porque mi objetivo es hablar sobre lo que he podido aprender para definir la ruta o rutas que nos permitan llegar a un público masivo con información científica. Re-conectarnos con la ciencia es re-conectarnos con el mundo, sin embargo, la responsabilidad de comunicar, no puede recaer solo sobre la academia y no es justo asumir que solo desde ahí se tiene la obligación de informar con coherencia y eficiencia tanto científica como coloquialmente. Estamos hablando de habilidades que requieren de una permanente dedicación, de entrenamiento, de compromiso, de un aprendizaje constante que demanda mucho tiempo, y que además requiere de un trabajo colaborativo. Es mucho más provechoso crear puentes entre la academia, junto con comunicadores y educadores para combinar esfuerzos, crear herramientas y consolidar conceptos complicados en algo más digerible.

«Re-conectarnos con la ciencia es re-conectarnos con el mundo, sin embargo, la responsabilidad de comunicar, no puede recaer solo sobre la academia y no es justo asumir que solo desde ahí se tiene la obligación de informar con coherencia y eficiencia tanto científica como coloquialmente […] Es mucho más provechoso crear puentes entre la academia, junto con comunicadores y educadores para combinar esfuerzos, crear herramientas y consolidar conceptos complicados en algo más digerible»

Mientras escribo esto se me cruza un artículo publicado en endémico web que dice: “las colaboraciones han provocado nuevos conceptos y un conjunto de innovaciones en la ciencia, las artes y las humanidades y se extienden más allá de los límites disciplinarios, desdibujando los tipos de preguntas y métodos de investigación que dichas disciplinas inscriben tradicionalmente”. Lo he tomado como cita aquí porque nadie puede hacer todo solo. Lynn Margulis, una bióloga y gran comunicadora científica descubrió que nuestras mitocondrias son asociaciones (simbiosis) con bacterias, y así demostró que la cooperación entre especies es lo que nos ha permitido evolucionar desde los sistemas más simples hasta los más complejos. Estoy convencida que para incrementar el impacto de la comunicación científica, la colaboración es fundamental. Hace poco, en un taller de prácticas narrativas al que fui invitada gracias al apoyo de la National Geographic Society, aprendí una frase que ahora resuena conmigo permanentemente: “solo entre todos, sabemos todo”. Es así que un grupo interdisciplinario es el ideal para identificar y desarrollar las rutas diferentes que se adapten a objetivos y metas específicas.

 

Lynn Margulis, descubrió que nuestras mitocondrias son asociaciones (simbiosis) con bacterias. La cooperación entre especies es lo que nos ha permitido evolucionar desde los sistemas más simples hasta los más complejos. © National Cancer Institute. 

Si hacemos una búsqueda rápida en la web sobre los principales “consejos para comunicar ciencia” podemos encontrar varias constantes. Uno de los que más resalta es: “conoce a tu audiencia”. Suena fácil, pero ¿cuántos tipos de audiencias existen? Hay rangos etarios, hay niveles de educación, hay intereses diferentes, hay realidades diferentes, hay localidades, hay espacios geográficos, hay idiomas, hay valores, hay creencias, hay culturas. Cada uno de estos aspectos, y muchos otros, (que por espacio, y probablemente por desconocimiento no los nombro), van a definir a la audiencia. Una vez seleccionada, otro consejo que resuena es “conecta con datos curiosos”. Esta sin duda tiene que ir de la mano con la anterior porque entonces conocer a la audiencia implica primero indagar un poco más y contestar varias preguntas: ¿cuánto sabe nuestra audiencia sobre el tema?, ¿cuánto más necesitan/quieren conocer?,  ¿cómo sus valores y creencias se entrelazan con la información que queremos comunicar? Recomendaciones y sugerencias existen de sobra, pero solo la experiencia permite sortear los obstáculos, aprender, desaprender y volver a aprender. Cada “audiencia” es un mundo, cada “formato” de comunicación es un idioma distinto: una entrevista en televisión, un programa de radio, un podcast, un video, un foto reportaje, una historia narrada. Ningún método es mejor que otro, y el éxito depende de cómo logramos que la audiencia responda al mensaje.

Además, la comunicación científica ha sido mayoritariamente unidireccional, nos esforzamos para enviar un mensaje, pero nos olvidamos de verificar que este resuene en nuestra audiencia. Por eso confío más en un tipo de comunicación bidireccional, en el que el primer paso sea atrevernos a indagar más sobre lo que nuestra audiencia ya conoce y utilizar esos saberes como una fuerza extra para poder integrar nuestro mensaje con su experiencia de vida. Se podría considerar la posibilidad de hablar de ciencia de manera más natural y empezar por resaltar datos con los que nuestro público objetivo se identifica. Pienso por ejemplo que, al hablar de la crisis climática, se puede empezar con preguntas a la audiencia sobre los cambios que hayan detectado de un año a otro en las condiciones climáticas del lugar donde viven: más o menos sequías, más o menos temperatura, más o menos tormentas. Entender de primera mano cuáles han sido esos cambios, permite que quienes estamos comprometidos a transmitir información válida, trabajemos en la preparación de un mensaje que resuene con esas experiencias específicas. Luego ir para atrás a explicar científicamente por qué ocurren estos cambios, qué problemas pueden acarrear y qué podemos hacer para aportar desde nuestro lugar para mitigar el problema. 

«El conocimiento no es estático porque cada día aprendemos más. La información evoluciona y lograr hacer entender eso es posiblemente el reto más grande que tenemos como científicos para con nuestras audiencias»

Creo que lo más apasionante de comunicar, no es solo llegar a más gente con el mensaje que nos interesa sino todo lo que aprendemos en el transcurso. No olvidarnos de la importancia de recalcar siempre, que la ciencia evoluciona y que las respuestas que tenemos hoy con una misma base científica pueden variar toda vez que haya más información disponible. El conocimiento no es estático porque cada día aprendemos más. La información evoluciona y lograr hacer entender eso es posiblemente el reto más grande que tenemos como científicos para con nuestras audiencias.

Ese desafío es lo que me animó a narrar este artículo en base a mi experiencia en comunicación y no puedo dejar de mencionar el interés particular que tengo por los murciélagos. Un grupo de mamíferos de características extraordinarias, pero muy temidos no solo por falta de información sino por desinformación. Poco se conoce sobre el impacto positivo de su alimentación tan variada, pero es ampliamente divulgado el mito de que “todos se alimentan de sangre”. Poco se conoce de la capacidad de su sistema inmunológico para evitar enfermedades (incluido el desarrollo de células cancerígenas), pero se divulga la idea errada de que “todos son transmisores de virus mortales”. Pocos conocen sobre su sistema para orientarse a través del sonido (ecolocalización), pero la mayoría piensan equivocadamente que son ciegos y muy poca atención se ha prestado a su extraordinario comportamiento social. 

Estos son algunos ejemplos que representan una lucha constante que implica compartir información para enseñar, pero además para romper creencias arraigadas y equivocadas que acarrean consecuencias y ponen en riesgo la biodiversidad. Lo segundo puede ser mucho más difícil que lo primero y esa ha sido precisamente la catapulta que me ha embarcado en la misión de comunicar y de fortalecer los puentes para una comunicación efectiva que impulse la conservación de la biodiversidad no solo desde la academia sino por parte de todos, precisamente para romper la hegemonía de que solo un grupo puede tener “el poder” de lograr un cambio. Si “solo entre todos sabemos todo”, entonces solo entre todos podemos generar un cambio positivo e inculcar un comportamiento más responsable que impulse la conservación de la biodiversidad y el cuidado de nuestro planeta para re-conectarnos con el mundo natural que nos rodea y del cual dependemos.

TE INVITAMOS A PARTICIPAR DE EL TALLER NATURALEZA DIGITAL: “COMUNICACIÓN AMBIENTAL”

Dictado por Paula Iturralde y Diana Troya

2 sesiones: Martes 16 de noviembre y miércoles 17 de noviembre de 11.00 a 12.30 hrs. Horario Santiago de Chile

Modalidad: Online, vía Zoom.

Inscripciones en http://www.endemico.org/talleres/

Valor por persona: $5.000

Invitan: Endémico y Patagonia.

Consultas a editora@endemico.org

Acerca de las talleristas:

Paula Iturralde: bióloga (Ecuador), con maestría en ecología (Francia). Ha liderado investigaciones Socio-Ambientales y es candidata a PhD (Costa Rica). Es exploradora de National Geographic, tiene experiencia en comunicación científica y se especializa en la escritura de historias que inspiren a la responsabilidad ambiental y la conservación de la biodiversidad. 

Diana Troya: Licenciada en Ciencias Biológicas (Ecuador), especialización en Comunicación Ambiental (Canadá) y maestría en Antropología Visual y de Medios (Alemania). Se ha centrado en los márgenes de las ciencias naturales/sociales, el arte y los activismos. En su trabajo se involucra con la interseccionalidad, la decolonialidad y los estudios feministas críticos para abordar las luchas socio-ambientales, la conservación y la justicia climática.

 

En algunas semanas comenzamos en Endémico con un nuevo ciclo de los talleres “Naturaleza Digital”, y partiremos con el taller de la escritora de literatura y ecología y docente argentina Lucía Caleta, quien en esta oportunidad nos invita a reflexionar y ejercitar prácticas de rastreo, forrajeo, observación y reconocimiento de malezas o “naturalezas espontáneas”, para […]

En algunas semanas comenzamos en Endémico con un nuevo ciclo de los talleres “Naturaleza Digital”, y partiremos con el taller de la escritora de literatura y ecología y docente argentina Lucía Caleta, quien en esta oportunidad nos invita a reflexionar y ejercitar prácticas de rastreo, forrajeo, observación y reconocimiento de malezas o “naturalezas espontáneas”, para escribir y crear relatos que nos inviten a repensar nuestra relación con estas plantas, muchas veces llamadas oportunistas, que crecen en nuestro entorno más cercano. El taller cuenta con el apoyo de Fundación Mar Adentro.

Lucía Caleta es docente y escribe. Ha colaborado anteriormente en Revista Endémico escribiendo narrativa enfocada en literatura y ecología. 

El taller, que se titula “Recolectar malezas, recolectar historias”, es, en palabras de la autora, “una propuesta de escritura a partir de las plantas, donde en este caso, investigaremos y debatiremos colectivamente sobre las malezas, que son aquellas plantas de naturaleza espontánea que crecen sin que las planifiquemos, aquellas plantas que resisten, aquellas plantas que persisten, que crecen año tras año en nuestras macetas, en nuestros jardines, en nuestras veredas, en las paredes y en las grietas, aquellas plantas que encuentran una oportunidad, y salen, por eso mucho las llaman “oportunistas”. 

Lucía Caleta, quien ha colaborado en Revista Endémico anteriormente escribiendo narrativa enfocada en literatura y ecología, sostiene que el taller pondrá énfasis en ver qué historias traen esas plantas, de dónde vienen, qué nos cuentan, cómo interactúan con su entorno, cómo se diseminan, qué materiales tienen, qué colores, qué tipo de hojas, qué tipo de estructuras, si tienen flores, cómo esparcen sus semillas, qué colaboraciones hacen, qué relaciones tejen con su entorno, para luego a partir de estas historias que traen las malezas, pensar las historias que podemos escribir de esos relatos. Y por último, pensar si hay algo en nuestra escritura que sea también una maleza. “¿Hay algo en nuestra escritura que persiste, que resiste, y cómo nos relacionamos con esto?”

El taller nos invita investigar colectivamente sobre las malezas, que son aquellas plantas de naturaleza espontánea que crecen sin que las planifiquemos. © Yana Vandeborn.

El ciclo de talleres: Naturaleza digital de Revista Endémico 2021 se enmarca en la contingencia de la crisis global ambiental que comprende altos índices de CO2 en el ambiente, desertificación de los suelos por monocultivos forestales, degradación del suelo por construcciones urbanas y actividades ganaderas, pérdida de biodiversidad, derretimiento de glaciares y bioacumulación de plásticos, entre muchos otros problemas que hoy nos acongojan como sociedad y humanidad. Antropoceno es el nombre que parte de la comunidad de geólogos ha propuesto a esta época caracterizada por el inmenso deterioro medioambiental y cuyo nombre remarca la magnitud de la influencia humana en la Tierra. Lo anterior quiere decir que el ser humano se ha transformado en una fuerza de transformación del planeta equivalente a las fuerzas geológicas. 

Las malezas son aquellas plantas de naturaleza espontánea que crecen sin que las planifiquemos, aquellas plantas que resisten, aquellas plantas que persisten.

En este sentido, se hace urgente y necesario reflexionar y ofrecer espacios de divulgación y creatividad en torno a los paradigmas científico-culturales que nos han conducido al problema medioambiental que hoy nos convoca. De esta forma, los talleres propuestos por Endémico intentan aportar a una amplia comunidad tanto de Chile como Hispanoamérica a ese debate de manera transversal, interdisciplinaria, rigurosa y colaborativa, con un fuerte enfoque en las manifestaciones artísticas, la comunicación ambiental y la reflexión eco-filosófica; y cuyo marco teórico aborde las nuevas líneas investigativas y pensamientos. 

“Revista Endémico viene trabajando dese hace mucho tiempo de manera muy inspiradora e iluminadora sobre esta deconstrucción de los relatos hegemónicos que tanto daño hacen y que son una amenaza crucial para las vitalidades, para los animales, las plantas, para humanos y humanas. Hay una intención común de deconstruir estos relatos y generar nuevos. Este taller se propone como una plataforma para pensar justamente otras formas de vincularnos y co-crear esos nuevos relatos”, sostiene Lucía Caleta. 

Taller Naturaleza Digital: “Recolectar malezas, recolectar historias”

Dictado por Lucía Caleta

Apoyado por Fundación Mar Adentro

2 sesiones: Viernes 1 de octubre y 8 de octubre de 18:30 hrs a 20:00 hrs horario Santiago de Chile

Modalidad: Online, vía Zoom.

Inscripciones, previo pago en tienda web: contacto@endemico.org

Valor por persona: $5.000

Sobre la Tallerista

Lucía Caleta es docente y escribe. Estudió Letras en la UBA y Escritura Creativa en NYU. Fue becaria de Mildred’s Lane, residencia de arte donde se formó en artes visuales y ciencias naturales, estudió taxidermia y botánica. Da talleres de literatura y ecología. 

 

 

El III Seminario de Educación y Medioambiente aborda el tema; “Agua, ¿dónde vas?”, título basado en el poema infantil de Federico García Lorca. A realizarse el 31 de Agosto y organizado por Punto Lobos Reciclaje, este seminario busca reflexionar y valorizar el agua como el recurso vital que es. Abarcando diferentes miradas y problemáticas en torno […]

El III Seminario de Educación y Medioambiente aborda el tema; “Agua, ¿dónde vas?”, título basado en el poema infantil de Federico García Lorca.

A realizarse el 31 de Agosto y organizado por Punto Lobos Reciclaje, este seminario busca reflexionar y valorizar el agua como el recurso vital que es. Abarcando diferentes miradas y problemáticas en torno al agua y los diversos temas que afectan su sano flujo.

El seminario consiste en una serie de charlas, documentales, talleres, puestos ambientales e invitados con los que se podrá generar un diálogo interesante y cercano. Cabe destacar que es un evento de carácter familiar y cultural, con el objetivo de fomentar el respeto al medio ambiente en la comunidad de Pichilemu.

Puedes revisar toda la información de este seminario presionando aquí.

Este jueves 8 de Marzo, Juan Pablo Orrego, presidente de la ONG Ecosistemas, dará la charla: «Cuencas hidrográficas: residencias de las aguas», en la tienda de Patagonia de Coyhaique, a las 20:45 Hrs. En la presentación, Orrego abordará la importancia vital de las cuencas hidrográficas partiendo de la premisa que en las sociedades modernas existe, […]

Este jueves 8 de Marzo, Juan Pablo Orrego, presidente de la ONG Ecosistemas, dará la charla: «Cuencas hidrográficas: residencias de las aguas», en la tienda de Patagonia de Coyhaique, a las 20:45 Hrs. En la presentación, Orrego abordará la importancia vital de las cuencas hidrográficas partiendo de la premisa que en las sociedades modernas existe, en general, un escaso conocimiento y valoración de estas extraordinarias configuraciones geográficas, que en muchos contextos son consideradas como las ‘células’ o unidades básicas de los territorios.

El expositor es Magister en Estudios del Medio Ambiente con Mención en Ecología y Antropología de la Universidad de York, Canadá. Es además Profesor, Investigador y Músico y uno de los fundadores del grupo de Acción por la defensa del río Biobío y el Pueblo Pehuenche en oposición a la instalación de Centrales Hidroeléctrica y ha sido distinguido con distintos premios, tales como Premio Ambiental Goldman 1997 y el Right Livelihood Award 1998.

Para mayor información consultar en www.ecosistemas.cl

La Municipalidad de Santiago, a través de la Subdirección de Cultura, invita a las vecinas y vecinos de la comuna de Santiago a participar de los distintos talleres artísticos que se realizarán en el Centro Comunitario Palacio Álamos, en colaboración con Museo Artequin. Los participantes podrán conocer, aprender y experimentar con diversas técnicas manuales, expresión […]

La Municipalidad de Santiago, a través de la Subdirección de Cultura, invita a las vecinas y vecinos de la comuna de Santiago a participar de los distintos talleres artísticos que se realizarán en el Centro Comunitario Palacio Álamos, en colaboración con Museo Artequin.

Los participantes podrán conocer, aprender y experimentar con diversas técnicas manuales, expresión de las costumbres y quehaceres realizados y transmitidos por generaciones de mujeres, reflejo de sus tradiciones y diversidad cultural latinoamericana.

Los talleres son gratuitos, con inscripción previa a palacioalamos@munistgo.cl

Martes 6 marzo | 19.00 a 21.00 hrs
Cerámica pintada

Jueves 8 marzo | 19.00 a 21.00 hrs
Bordado Tenango

Sábado 10 marzo | 10.00 a 13.00 hrs
Banderines decorativos

Martes 13 marzo | 19.00 a 21.00 hrs
Aplicaciones bordadas

Jueves 15 marzo | 19.00 a 21.00 hrs
Telar

Sábado 17 marzo | 10.00 a 13.00 hrs
Ilustraciones en tela

 

Los próximos viernes 17 y 24 de noviembre, además del viernes 1ro de diciembre, se realizará en Costa Central de las Rocas de Santo Domingo el Taller de Ilustración de Árboles Nativos con Andrés Jullian, uno de los primeros ilustradores científicos de Chile con más de 40 años de experiencia. Lo interesante es que es […]

Los próximos viernes 17 y 24 de noviembre, además del viernes 1ro de diciembre, se realizará en Costa Central de las Rocas de Santo Domingo el Taller de Ilustración de Árboles Nativos con Andrés Jullian, uno de los primeros ilustradores científicos de Chile con más de 40 años de experiencia.

Lo interesante es que es primera vez que este reconocido artista e ilustrador dará un intensivo taller de esta naturaleza. Es así como durante estos tres viernes los alumnos podrán aprender de los árboles nativos a través de la Ilustración científica.

De 10 a 17 hrs. En Costa Central. Paseo del mar #200. Rocas de Santo Domingo
Más información en costacentralchile@gmail.com

Por primera vez en la zona se realizará el curso «Ilustración científica marina, una exploración por la diversidad de nuestros mares». Junto a las talentosas profesoras Fernanda Oyarzún y Silvia Lazzarino, se ilustrará durante siete días la rica biodiversidad y ecología marina de Chile central, mediante técnicas de grafito, tinta, scratch y lápices de colores. […]

Por primera vez en la zona se realizará el curso «Ilustración científica marina, una exploración por la diversidad de nuestros mares». Junto a las talentosas profesoras Fernanda Oyarzún y Silvia Lazzarino, se ilustrará durante siete días la rica biodiversidad y ecología marina de Chile central, mediante técnicas de grafito, tinta, scratch y lápices de colores.

El curso es organizado por el Departamento de Comunicación de la Ciencia, del Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB – 6sentidos), y se llevará a cabo en ECIM, Estación Costera de Investigaciones Marinas, Región de Valparaíso, del 22 al 28 de octubre.

No es necesario tener experiencia previa para postular.

Consultas a ilustracionmarina@gmail.com

  Si tu interés es vivir con menos basura, tanto por dentro como por fuera, este taller, llamado «Una vida con menos basura», es para ti. Porque reducir la cantidad de basura con la que vivimos no es sólo una cuestión de frascos de vidrio y botellas fotogénicas. Es un proceso que requiere una mirada […]

 

Si tu interés es vivir con menos basura, tanto por dentro como por fuera, este taller, llamado «Una vida con menos basura», es para ti.

Porque reducir la cantidad de basura con la que vivimos no es sólo una cuestión de frascos de vidrio y botellas fotogénicas. Es un proceso que requiere una mirada —muchas veces incómoda— hacia nosotras/os mismos, hacia nuestros hábitos, inseguridades, debilidades y nuestra zona de confort.

Si te interesa la idea de reducir tu huella de basura, pero no sabes bien por dónde empezar; o si ya has empezado a reducir tus residuos pero sientes que llegaste a un punto “muerto”; o si has avanzado ya en este camino, pero sabes que hay algo que va más allá de usar frascos de vidrio y comprar a granel; pero lo más importante: si estás dispuesta/o a mirar hacia adentro antes de enfocarte en lo que hay que ajustar por fuera, este taller online es para ti.

El taller comienza los próximos días, y contempla cinco módulos, uno por semana. Es decir, el taller dura cinco semanas en total. Sin embargo, eso no quiere decir que hay que hacerlo exactamente en ese tiempo, pues una vez se tienen los datos de acceso, se podrán usar para leer y procesar el contenido al ritmo de cada «alumno».

TODAS LOS DETALLES E INFORMACIÓN COMPLETA DEL TALLER ESTÁN EL SIGUIENTE LINK: http://www.cualquiercositaescarino.com/una-vida-con-menos-basura/