Tiuque: el gran oportunista sudamericano