En la localidad de Primer Corral, Rio Puelo, Cochamó, región de Los Lagos, Juan, Riina , Raimundo, Valentina y Felipe, decidieron dar un giro a sus vidas en la ciudad y emprender un proyecto innovador, basado en la práctica integrada de la agricultura ecológica, medicina natural, bioconstrucción, turismo, educación y espiritualidad. Este proyecto se llama […]

En la localidad de Primer Corral, Rio Puelo, Cochamó, región de Los Lagos, Juan, Riina , Raimundo, Valentina y Felipe, decidieron dar un giro a sus vidas en la ciudad y emprender un proyecto innovador, basado en la práctica integrada de la agricultura ecológica, medicina natural, bioconstrucción, turismo, educación y espiritualidad. Este proyecto se llama Raíces del Viento (RDV) y es una iniciativa que busca potenciar a la permacultura en Chile.

Internados en lo más profundo de la Patagonia Chilena, entre extensos bosques ríos, glaciares y llanuras se encuentra el hogar Raíces del Viento, ONG y centro internacional de permacultura. Su misión es el trabajo con individuos y comunidades, por lo que se constituye como un espacio abierto a viajeros, investigadores y campesinos que deseen formar parte del cambio que el mundo necesita.

El diseño que le sustenta es la Permacultura, un modelo de comunidad sustentable, democrática y amigable con el medio ambiente, al que todos pueden aportar.
Arribar en RDV:
Después de establecer contactos en Santiago y a través de publicaciones en la web encontramos a Raimundo, quien es el encargado de establecer las comunicaciones desde la ciudad, y quien se encuentra en constante contacto con sus compañeros que viven en RDV.
Debido a su ubicación, no hay comunicación de Internet ni señal de celular, por lo que las comunicaciones se realizan a través de radio, visitas de vecinos que traen noticias de la ciudad o cuando la señal de celular toma sus mensajes de texto. Y así fue cómo logramos comunicarnos con Raimundo.

Hasta que un buen día domingo a inicios de diciembre, después de viajar 5 horas en bus desde la ciudad de Cochamó, cruzando el Lago Tagua Tagua en un transbordador con un entorno rodeado de bosques, montañas y ríos de aguas turquesa, arribamos en un lugar llamado Puerto Urrutia. Allí nos encontramos con el Río Puelo, el que cruzamos en bote, para luego caminar durante dos horas, bajo una suave lluvia y un imponente paisaje siguiendo las huellas de animales.

Una vez alejados de las comodidades de la ciudad, las rutinas parten desde muy temprano antes del amanecer en RDV. Con un buen desayuno para empezar el día con energía, las actividades son variadas desde la construcción, mantención de los huertos, recolección de abono natural, que dejan las vacas, entre otras. Cada integrante tiene una función, la cual se desarrolla a través de un sistema de cumplimiento de metas. Por su parte, Juan Pablo nos habla de que tienen muchos proyectos en mente como hacer una pequeña laguna para criar peces, o de trabajar la apicultura.

Sin embargo, su misión en este momento es continuar este proyecto junto con la colaboración de voluntarios, y la realización de talleres, como son el de bioconstrucción, el cual traerá a exponentes extranjeros, para transmitirles la visión del centro, el que se observa y crea con el objetivo de ser un lugar para la armonía con el entorno.

Invitamos a todos/as los/as interesados/as a hacerse parte de esta comunidad, sumándose al taller de Introducción a la Permacultura que se realizará entre el 21 y 27 de Febrero.

Más información en su página web.

* Fotos: Rodrigo Raiman

 

La iniciativa busca impulsar el desarrollo sostenible de la comuna junto a los vecinos para expandir el conocimiento y la práctica integrada de agricultura ecológica, medicina natural, bioconstrucción, turismo, educación y espiritualidad bajo el alero de la Permacultura. Esta historia comenzó el año 2008, cuando tres mochileros conocieron Cochamó y sintieron una fuerte conexión con […]

La iniciativa busca impulsar el desarrollo sostenible de la comuna junto a los vecinos para expandir el conocimiento y la práctica integrada de agricultura ecológica, medicina natural, bioconstrucción, turismo, educación y espiritualidad bajo el alero de la Permacultura.

Esta historia comenzó el año 2008, cuando tres mochileros conocieron Cochamó y sintieron una fuerte conexión con el lugar. A partir de entonces, volvieron a visitar la zona y fueron entablando una relación cada vez más cercana con la comunidad local. Durante este proceso se fueron encontrando con lo que hoy cataloga a esta localidad como “zona extrema”: complejos accesos, pobreza, bajo número de habitantes y falta de servicios públicos como centros médicos y colegios. Por ello, hoy trabajan por levantar el Centro de Aprendizaje Raíces del Viento, un centro ecológico de aprendizaje en Permacultura y transformación cultural, que entregue soluciones y empoderamiento a la localidad.

Pretenden ofrecer un sitio de aprendizaje práctico sobre agroecología, permacultura y bienestar, como también de diversas disciplinas asociadas a la educación formal y no formal. Para ello están trabajando para desarrollar un modelo activo, demostrativo e inspirador ligado íntimamente con las comunidades y la economía local de forma de crear una red de aprendizaje interdisciplinario de estudiantes y voluntarios nacionales e internacionales.

Se encuentran radicados en la localidad de Primer Corral, en la comuna de Cochamó, que como ellos señalan, se trata de “la hermosa y amenazada Patagonia secreta de Chile” producto de un turismo sin planificación, silencioso avance de las industrias de la energía e inminente cambio climático. En esa línea, el proyecto busca generar conciencia respecto al impacto en la zona del desarrollo de un turismo a gran escala además del grave daño ambiental que significaría la instalación de un proyecto hidroeléctrico.

Actualmente el grupo está trabajando en una campaña de Crowdfunding para recaudar los fondos necesarios para levantar su centro que será amigable con el medioambiente. La idea es que el centro genere su propia energía a través de paneles fotovoltaicos, almacene agua captando la lluvia de los techos y limpie sus aguas grises con un sistema de humedal con plantas depuradoras. En él podrán alojar 16 personas y contará con una sala de clases para 30 alumnos en la que se quieren impartir capacitaciones y talleres, así como también dar a conocer distintos proyectos comunitarios.

Para más información, visiten su página web.

captura-de-pantalla-2016-10-26-a-las-9-46-25-p-m12697470_565522976952410_5912773127137371243_o