Fondo Común: por la colaboración e identidad local

En la Tierra se registran grandes problemas ambientales como son el calentamiento global, la pérdida de la biodiversidad y la desertificación. En este contexto, la naturaleza siempre ofrece ejemplos de resiliencia y alianzas inspiradoras como el caso de la asociación del espino con las bacterias conocidas como rizobios. En esta relación simbiótica la planta convierte […]

En la Tierra se registran grandes problemas ambientales como son el calentamiento global, la pérdida de la biodiversidad y la desertificación. En este contexto, la naturaleza siempre ofrece ejemplos de resiliencia y alianzas inspiradoras como el caso de la asociación del espino con las bacterias conocidas como rizobios. En esta relación simbiótica la planta convierte el azúcar en ácidos orgánicos que luego suministra a los rizobios a cambio de que estos ayuden en la fijación del nitrógeno. El espino ocupa el nitrógeno y lo incorpora al ecosistema lo que enriquece los suelos áridos y desgastados del bosque esclerófilo, lugar donde suele habitar. Esto quiere decir que son los primeros árboles en establecerse, luego de lo cual llegan más especies que diversifican y complejizan el ecosistema. 

Como el espino y los rizobios, existen muchos ejemplos en la naturaleza, los que incluyen agrupaciones humanas. Actualmente hay variados proyectos comunitarios que ofrecen soluciones colaborativas con impacto social, preocupadas por el bien común, el territorio, los ecosistemas y la identidad local. En este sentido, Fundación Lepe creó el año 2017 Fondo Común, un programa que busca resaltar aquellas iniciativas y proyectos comunitarios nacionales que generen un impacto social positivo. En su tercera versión del año 2021 fueron 8 las iniciativas que se repartieron los más de 200 millones de pesos de este Fondo.  

Colaborativa Las Palmas es una de las iniciativas ganadoras del Fondo Común 2021. Se dedican a la producción y consumo responsable de alimentos en Olmué. © Colaborativa Las Palmas.

 

El año recién pasado se postularon más de 430 proyectos en todo Chile, siendo el 60% proveniente de las diferentes regiones del país. De las 8 iniciativas seleccionadas, 2 fueron de la Región Metropolitana, mientras que las restantes provienen de Alto BíoBío, Curarrehue, Olmué, Concepción, Tirúa y Chiloé. El apoyo de Fundación Lepe consiste en entregarles herramientas técnicas, de difusión y hasta $30.000.000 por cada proyecto para consolidar y dar apoyo concreto a iniciativas colectivas que contribuyan a mejorar la calidad de vida de una comunidad y de sus cohabitantes. En ese sentido, todos los proyectos seleccionados tienen un marcado carácter social, sostenible e inclusivo que, como el espino y sus bacterias, ayudan a fortalecer sus propios territorios y ecosistemas. 

La comunidad al servicio local: los proyectos ganadores

Dentro de los resultados de esta versión 2021, se evidencia en la mayoría de los finalistas un destacado sentido del cuidado ambiental, la importancia de la comunidad y el bien común. En este sentido, Verónica Morales, Directora Ejecutiva de Fundación Lepe, argumenta que “La consolidación de redes comunitarias de cooperación es un elemento fundamental para dar sustentabilidad a cualquier estrategia de desarrollo local. Así el Fondo Común reconoce la existencia de valiosas decisiones colaborativas que se basan en vínculos recíprocos y virtuosos, donde las personas se unen para generar impactos positivos y hacerse responsable de incidir sobre el bien común”.

Fundación IDAVA es otra de las iniciativas que el 2021 se adjudicó el Fondo Común. © IDAVA.

Fundación IDAVA: Educación musical para personas en situación de discapacidad visual

Este programa de educación musical está conformado por músicos con discapacidad visual. Desde Santiago buscan promover la inclusión efectiva en el contexto cultural musical e impulsar el desarrollo profesional y el acceso. Con el financiamiento, buscan poner en marcha  un centro de impresión de musicografía Braille, además de formar una red colaborativa de estudiantes y músicos ciegos, como base para una comunidad basada en los derechos de personas con discapacidad.  

Bestias del Sur Salvaje: por la restauración de la biodiversidad del BíoBío

El colectivo Bestias del Sur Salvaje genera vínculos cooperativos entre distintas organizaciones territoriales de la cuenca del BíoBío a fin de proteger o restaurar el medio ecológico y la biodiversidad de la localidad, desde la montaña al mar. Usan como herramienta de encuentro los deportes de río como el Rafting. Con el financiamiento, crearán una plataforma para el contacto y articulación permanente de las organizaciones vinculadas a la restauración medioambiental además de coordinar acciones comunitarias concretas para la conservación de la cuenca del BíoBío.

Bestias del Sur Salvaje genera vínculos cooperativos entre distintas organizaciones territoriales de la cuenca del BíoBío a fin de proteger o restaurar el medio ecológico. © Bestias del Sur Salvaje.

Red de mujeres por las semillas campesinas de La Araucanía

Desde Curarrehue este proyecto promueve la propagación, revalorización y conservación de semillas y variedades locales de porotos, además del conocimiento territorial agrícola asociado en las huertas andinas de La Araucanía. Con el financiamiento, pondrán en marcha el primer museo vivo de las semillas ancestrales de porotos en la zona. Buscan además generar una red colaborativa de huerteras como estrategia para difundir y fortalecer la cultura de la agricultura familiar.

Colaborativa Las Palmas: producción y consumo responsable de alimentos

Esta Iniciativa centra su misión en el abastecimiento local en línea con la alimentación saludable y la agricultura ecológica. De esta forma, promueve la relación directa entre consumidores y productores, y propicia circuitos cortos de comercialización. Con el financiamiento, pretenden fortalecer su modelo de gestión colaborativa, ampliar el número de productores y difundir la Agroecología como medio sustentable para la venta de alimentos.

“La consolidación de redes comunitarias de cooperación es un elemento fundamental para dar sustentabilidad a cualquier estrategia de desarrollo local. Así el Fondo Común reconoce la existencia de valiosas decisiones colaborativas que se basan en vínculos recíprocos y virtuosos, donde las personas se unen para generar impactos positivos y hacerse responsable de incidir sobre el bien común” (Verónica Morales, Directora Ejecutiva Fundación Lepe)

ONG Rebrota: educación ambiental para la salud mental

Esta organización comunitaria con sede en Concepción centra su misión en el cuidado de la naturaleza y el bienestar humano. Además, colabora en la recuperación y protección de los ecosistemas y el desarrollo de la salud colectiva. Tienen una alianza con el Servicio de Psiquiatría del Hospital Regional de Concepción, en torno al cual desarrollaron un parque terapéutico, como una forma de abrir espacios de encuentro, inclusión y tratamiento para personas que requieren atención en salud mental, para la comunidad y funcionarios del mismo hospital. Con el financiamiento, construirán en el parque una fábrica de lombrices y un centro educativo para entregar talleres y promover encuentros en un espacio que se pueda usar todo el año.

Red de mujeres por las semillas campesinas de La Araucanía y la ONG Rebrota tienen entre sus propuestas dar espacios educativos para difundir, fortalecer y promover el cuidado del medioambiente. © Red de Mujeres por las semillas (izquierda) & ONG Rebrota (derecha).

Fundación Licán: restauración de ecosistemas hídricos para la soberanía alimentaria

Impulsados por la escasa disposición de agua en la zona sur de Tirúa y su consiguiente impacto en la soberanía alimentaria, Fundación Licán trabaja por la restauración ecológica de predios con fuentes de agua natural, con acciones colaborativas y comunitarias. Usarán el financiamiento para restaurar especies nativas y proteger el perímetro de varios predios y sus fuentes de agua, beneficiando a más de 20 familias. Esto, además de acciones que estimulen la cultura de la protección y la conservación del medio natural entre los y las beneficiarias. 

Asociación de Usuarios y Consumidores de Chiloé: por la restauración de aguas

Este proyecto busca la restauración y cuidado del agua a través de la reparación de bosque nativo, zanjas de infiltración, humedales artificiales y la instalación de una red de abastecimiento pública y domiciliaria en la zona de Nal Alto, en Chiloé. Con el financiamiento, impactarán a 30 familias, para fortalecer la comunidad, manteniendo y sosteniendo el funcionamiento de la red de agua en el tiempo.

Pueblo a Pueblo: red de abastecimiento comunitario de alimentos

La iniciativa conformada por 15 redes de abastecimiento barrial y más de 40 productores locales de la Región Metropolotana, busca impulsar el consumo comunitario, fortalecer el vínculo directo entre productor y consumidor; y abrir nuevos nichos de mercado para disminuir la influencia de intermediarios sobre la distribución, las materias primas y precios, entre otros factores. Con el financiamiento, mejorarán su capacidad logística para llegar a más productores y redes de abastecimiento barrial, además de promover vínculos transparentes y precios justos.

Asociación de Usuarios y Consumidores de Chiloé y Pueblo a Pueblo buscan abastecer de agua y productos locales respectivamente a la comunidad. © Asociación de Usuarios y Consumidores de Chiloé(izquierda) & Pueblo a Pueblo (derecha).

 

Imagen de Portada: © Red de mujeres por las semillas campesinas de La Araucanía.

 

 

Últimas entradas del blog

Espejo de agua (2021) de Sebastián Calfuqueo: aguas libres, identidades fluidas

Co-diseño: Como la arquitectura conversa con la biología

De cuando pensamos que los paisajes no eran de nadie