El Centro Cultural Toda la Teoría del Universo (TTU) extiende la nueva convocatoria a la tercera edición de residencias en el Biobío, cerrando postulaciones el 6 de septiembre. Esta invitación está dirigida a personas y colectivos de todo el continente, teniendo como base la curatoría del Eterno Retorno, un llamado a residir desde las diversidades […]

El Centro Cultural Toda la Teoría del Universo (TTU) extiende la nueva convocatoria a la tercera edición de residencias en el Biobío, cerrando postulaciones el 6 de septiembre. Esta invitación está dirigida a personas y colectivos de todo el continente, teniendo como base la curatoría del Eterno Retorno, un llamado a residir desde las diversidades culturales, tecnológicas, ecosistémicas y temporales que suscita el territorio.

 

Las residencias se realizarán desde el 29 de noviembre hasta el domingo 16 de enero, y el llamado es para habitar tres territorios en Chile: “La ciudad como dispositivo tecnopoético”, que se realizará en Concepción; “Relaciones marítimas territoriales” en Caleta Entre Túneles, ubicada en Lota/Colcura, y “Fluvialidad, paleocauces y neotrópicos” © TTU.

Futurologías de los Ecosistemas

Durante los primeros meses del 2021 tuvo lugar el segundo proyecto de residencias de TTU, desarrollado bajo la curatoría de “Futurología de los ecosistemas”. En esa ocasión se invitó a los residentes a explorar prácticas, que a través del arte y las tecnologías, permitieran abrir posibilidades ante las crisis socioambientales de la región. Como base, se trabajó desde Casa Trewa, ubicada en medio de Lota y Colcura, y en Casa 916, un espacio cultural independiente asentado en Concepción. Los proyectos ejecutados fueron “Laboratorio de radiocicletas” por Federico Gloriano (Argentina); «Red trófica cósmica» de Jan Araujo (Brasil) ; y “Des-vía, tránsitos rizomáticos” de Josefina Abara (Chile).

Estos proyectos, desarrollados en paralelo, fueron trazando rutas que no solamente vinculan al territorio con las comunidades y las problemáticas que enfrentamos en el presente, sino que expanden derivas entre seres vivientes, máquinas y diversos actores humanos que se vinculan en estos cruces. De esta manera, se advierte una cartografía efímera y más-que-humana, compuesta por cosas y seres. Así, artefactos, pescadores, trabajadores del tren que transporta madera de la industria forestal, humedales y cuerpos de agua urbanos, una agrupación de repartidores de Ubereats, una crew de grafiteros, investigadores socioculturales, bicicletas y desechos electrónicos, ruinas postindustriales, un grupo de ceramistas, arcillas y materialidades locales, activistas ambientales y guías de interpretación ambiental, se entramaron a través de conversaciones, laboratorios, talleres, caminatas, viajes en bote y redes sociales. Como un gran work in progress que usa la residencia como excusa para enfocar una serie de propuestas desde estas intersecciones en una mirada tecnopoética.

Los proyectos no solamente vinculan al territorio con las comunidades y las problemáticas que enfrentamos en el presente, sino que expanden derivas entre seres vivientes, máquinas y diversos actores humanos que se vinculan en estos cruces. Residencia Concepción © TTU.

Estas relaciones se expresan en las distintas singularidades de los proyectos. En “Laboratorio de radiocicletas”, el acoplamiento de artefactos radiofónicos con bicicletas y basura electrónica, manifiesta la relación dialéctica que hemos incorporado con el mundo de los objetos, atrapados en el dualismo de mercancía o basura. Así, la epistemología de la inmundicia da cuenta de los desechos materiales como algo opuesta a lo bello manifestando la negación de existencia en nuestro mundo de aquellos objetos in-mundos. La eterna promesa de lo nuevo, enmarcada en la tecnología, no nos permite detenernos en aquellos objetos arrojados a la obsolescencia y la desolación. Así, este taller, constituido como un laboratorio ejecuta una acción radiofónica en una bicicleta como una forma de visibilizar los derechos de los repartidores de empresas multinacionales como UberEats o Rappi, pone en diálogo no solo los derechos de los trabajadores informales de las economías digitales, también permite relacionar un subtexto entre ciudad, mercancía y basura. En palabras de su autor Feredico Gloriani “La basura deja de ser basura para convertirse en mercancía, o bien, la basura es mercancía aun siendo basura”.
Taller en el marco del proyecto “Laboratorio de radiocicletas” de Feredico Gloriani. © TTU.

En el caso de “Red Trófica Cósmica”, Jan Araujo plantea un recorrido donde la relación entre tecnología y naturaleza radica en caminatas grupales, o en técnicas naturalistas como la identificación y recolección de especies para distintos usos; alimento, desarrollo de otra, u otros. Estas reconfiguraciones de afectos en torno al territorio busca pensarse desde el presente que pueda sobrepasar la idealización de un pasado idílico y el asedio de un futuro disópico, rearticulado el presente a través de prácticas artísticas comunitarias que engloban tanto a los humanos como al entorno cohabitado. El arte en este punto es capaz de construir mundos (cosmogonía) rompiendo divisiones entre naturaleza y cultura a través de los artefactos desarrollados y de un ejercicio planteado desde la tecnodiversidad, abriéndose a subjetividades transindividuales entre seres humanos y no-humanos.

Al abordar la cerámica como un contenedor de continentes, Jan configura una serie de vasijas que hablan del cuidado de la tierra, evocando prácticas regenerativas que se encuentran al extremo opuesto del monocultivo regente en el Biobío. En este sentido, la ciudad de Concepción, visualizada como una maquinaria social ajena a sus ecosistemas aledaños e internos, es revisada en sus inseparables vínculos con aquello que aparentemente se encuentra distanciado de lo humano; la naturaleza. Reflexionando ya no desde la distancia, si no que desde las redes que nos vinculan con los humadales humanos, cerros  y cuerpos de agua, la residencia de Jan recorrió la reserva de Nonguén, el humedal Rocuant-Andalien, la península de hualpén y los cerros que bordean la ciudad.

La residencia de Jan recorrió la reserva de Nonguén, humedales y cerros que circundan la ciudad de Concepción. Ecosistemas de Nonguén. © Jan Araujo. 

En estas extrapolaciones, es posible pensar el proyecto Des-via, tránsitos rizomáticos, como una serie de técnicas territoriales en la búsqueda de caminos alternativos al extractivismo, evocando vías lentas, espirales y deformadas que fueron recorridas mediante relaciones colectivas afectivas y comunitarias en la caleta Entre Túneles, ubicada entre Lota y Colcura. Estas fricciones exploran las posibilidades de desaprender paisaje extractivos, partiendo desde la base que este proceso de desaprendizaje comunitario en la caleta Entre Túneles es previo al proceso de residencias, siendo una respuesta orgánica y vecinal ante la necesidad de desindustrializar la geografía.

Convocatoria 2021-2022: Eterno Retorno

“Como las olas en el mar, que se repiten según el ritmo del océano y el viento, el retorno eterno es más que la promesa de que todo tiempo se reitera. Es el ciclo dialéctico de la naturaleza, con sus propios puntos de repetición, que la vuelven distintiva en su vaivén pero similar en sus formas.” (TTU)

© TTU.

 

Para esta nueva convocatoria, se busca mantener los ejes bases de residencia, con el objetivo de explorar otras artistas desde las estrategias culturales y tecnológicas, manteniendo la convocatoria para tres proyectos en tres territorios distintos.  En el caso de Concepción, bajo el llamado de “La ciudad como dispositivo tecnopoético”, se abre un planteamiento sobre cómo las ciudades funcionan como antiguas tecnologías sociales, económicas y administrativas de lo viviente, especialmente en este contexto de la digitalización del cotidiano.

En el caso de la Caleta Entre Túneles, ubicada a medio camino de Lota y Colcura, se llevará a cabo la residencia “Relaciones marítimas territoriales”, en donde se buscan proyectos que reflexionen en torno al territorio y extractivismo, retomando prácticas basadas en la microescala y las posibilidades que puede significar para humanos como para el medio ambiente. La tercera residencia será en Cañete, bajo el nombre de “Fluvialidad, paleocauces y neotrópicos”, apelando a la biogeografía a los pies de Nahuelbuta, que contiene una poderosa historia fluvial. Cabe destacar que entre Lota y Cañete es claramente observable la industria forestal no solo como un modo de producción económica, si no también como una maquinaria uniformadora de cultura, paisajes y territorios.

«La selva húmeda, reserva de la biodiversidad, guarda códigos biotecnológicos que han visto pasar a lo largo del flujo temporal los movimientos humanos y no humanos, actualmente amenazados por el monocultivo, la contaminación, los rellenos urbanos y toda aquella obtusa intervención de la humanidad» (TTU).

___

Las residencias se realizarán desde el 29 de noviembre hasta el domingo 16 de enero, y el llamado es para habitar tres territorios en Chile: “La ciudad como dispositivo tecnopoético”, que se realizará en Concepción; “Relaciones marítimas territoriales” en Caleta Entre Túneles, ubicada en Lota/Colcura, y “Fluvialidad, paleocauces y neotrópicos”, que se llevará a cabo en la localidad de Cañete.

La convocatoria, que se extenderá hasta el 6 de Septiembre, destaca que para este año existe un cupo disponible para la aplicación duplas, lo que se considera en las bases disponibles en la web https://todalateoriadeluniverso.org/convocatoria-residencias-eterno-retorno-retorno-eterno/

Allí también se dará a conocer el resultado de los proyectos seleccionados a finales del mismo mes.

Consultas al correo todalateoriadeluniverso@gmail.com

Facebook: Toda la Teoría del Universo

Instagram: _todalateoriadeluniverso

Twitter: @todalateoria

Bajo el concepto de Futurologías Latinoamericanas, se llevará a cabo desde el 16 y hasta el 26 de marzo, la nueva versión del Festival y Encuentro de Artes y Tecnologías organizado por el Centro Cultural Toda la Teoría del Universo (TTU), nacido en Concepción hace ya seis años, y reconocido a nivel latinoamericano por su […]

Bajo el concepto de Futurologías Latinoamericanas, se llevará a cabo desde el 16 y hasta el 26 de marzo, la nueva versión del Festival y Encuentro de Artes y Tecnologías organizado por el Centro Cultural Toda la Teoría del Universo (TTU), nacido en Concepción hace ya seis años, y reconocido a nivel latinoamericano por su impulso de generar lazos de colaboración entre diversos actores culturales.

“El concepto de esta edición nació el 2018, a raíz de la visita de la investigadora brasileña Juliana Gontijo quien nos planteaba la idea de decolonizar el futuro en nuestros territorios, esto a través de las posibilidades que se abren mediante lo transversal de la experimentación arte y cultura. Esta visión que va más allá de los presentes hacen que esa área pueda prospectar lo que pudiese venir u ocurrir”, comenta Susana Chau, Directora del Centro Cultural Toda la Teoría del Universo.

Parte de la Residencia de la artista Josefina Abara en Toda la Teoría del Universo 2020: Futurologías de los Ecosistemas. © Constanza Flores.

La línea de invitados – que va entre artistas, investigadores y gestores de latinoamérica – propone una cartografía que da cuenta sobre la relación de las prácticas contemporáneas de artes y tecnologías, con saberes territoriales, problemáticas ambientales e imaginarios y prácticas ancestrales, que emergen desde una visión sobre el futuro. En esta intención, el arte desarrolla espacios especulativos donde tensiona las narrativas del progreso; aquellas creencias que no solo impactan ecosistemas y comunidades dentro de todo el continente, sino también resuenan en nuestra capacidad de establecer relaciones afectivas con nuestro entorno, con nuestros antepasados, y con la posibilidad de proyectar acciones de cambio hacia el futuro.

“Cuando hicimos esta propuesta, tanto con los invitados como con las personas que postularon a nuestras convocatorias, pudimos trazar una línea de visiones sobre estas “futurologias” en el continente; Cono Sur y Centroamérica. En estos diálogos de casi dos años, observamos que para nosotros en Latinoamérica, independiente de en qué lugar nos encontremos, hay temáticas que nos cruzan y con las cuales se diseña el futuro. Esas temáticas guardan relación con las prácticas culturales tecnológicas que han construido nuestra historia continental, siempre mirando hacia delante, pero sin soltar el pasado. Una mirada que va desde la agricultura, pasando por un pasado industrial y un presente digital, sin dejar de lado la conexión de lo espiritual de nuestros pueblos ancestrales”, agregó Susana Chau.

La línea curatorial de esta edición se hizo pública durante el 2020 en pleno ingreso a la pandemia. En ese contexto, se desarrollaron dos convocatorias, una para textos o artículos bajo un formato transmedia, y tres residencias bajo la curatoría de “Futurologias de los Ecosistemas”, las cuales se están ejecutando en estos momentos y convergen en el Festival.

 

Residencias Toda la Teoría del Universo. © Constanza Flores. 

La nueva versión del Festival

Ante la necesidad de no ceder a la dimensión presencial, las limitaciones propias del contexto de pandemia en Chile y Concepción, para esta edición del festival se han programado una serie de acciones en el espacio público y conciertos en entornos naturales circundantes a Concepción.

En cuanto a los conciertos, se busca activar la integración de los entornos ambientales en las prácticas artísticas locales, desarrollando una suerte de corredor ambiental incorporado por proyectos como Jardín de Eulogia y Niñosíndigo, que serán transmitidos desde el Parque Metropolitano Cerro Caracol, la Laguna Grande de San Pedro de la Paz y la Desembocadura de Hualpén.

Fotografía «Entangled Landing Points» (2017) del artista e investigador brasileño Ruy Cézar Campos © Ruy Cézar Campos

Las acciones en espacio público serán llevadas a cabo por Plataforma Mínima (Concepción) con “8 Etapas para la construcción de un manual. Kich(ing)”; y Extraer.zip de Fito Cvxillo y Lab Crimen, junto a Ñoco; además de  una jornada de mapping desarrollada por el colectivo magallánico Colectivo Última Esperanza (Punta Arenas) con “Testigo de Hielo”, y Wuñelfe (Concepción) con “Lecho/Lucha”, quienes realizarán proyecciones en el Memorial del 27/F. En estas últimas presentaciones, se proyectarán registros de los Campos de Hielo Sur y de la ribera norte del río Biobío.

“Participar en el festival en medio del contexto que vivimos hoy, es algo súper importante y destacable, así como generar estos encuentros, producir trabajo y hacer circular ideas y obras. Sobre todo, me interesa porque esto sucede en una región que no es la Metropolitana, dialogando entre dos regiones que están lejanas, Magallanes y Biobío”, destacó Nataniel Álvarez, de Colectivo Última Esperanza.

 

El Colectivo Última Esperanza, de la Región de Magallanes, realizará proyecciones de Campo de Hielo Patagónico Sur con «Testigos de Hielo». © Colectivo Última Esperanza.

La charla inaugural que tendrá lugar el 16 de marzo, contará con las presentaciones de Valentina Montero (Valparaíso), investigadora especializada en prácticas artísticas mediales y usos cotidianos excéntricos, experimentales y críticos de las tecnologías. Y Carolina Gainza, investigadora en cultura y literatura digital, directora del Laboratorio Digital en la Universidad Diego Portales. En esta actividad, se busca desarrollar un diálogo en torno a las intersecciones entre la producción de literatura digital latinoamericana, y las rupturas de los paradigmas heterosexistas implícitos en las tecnologías y en el mercado de la ciencia ficción, estableciendo cartografías y relaciones entre la obra literaria digital y el papel activo que artistas latinoamericanas han jugado a la hora de romper con el pesimismo distópico.

A través de la presentación cruzada entre Gabriel Venegas (Colombia), agricultor y maestro en Artes Mediales y miembro de Minkalab, y Antonieta Clunes, artista multidisciplinaria y gestora cultural (Antofagasta), se buscará explorar relación entre el intercambio de saberes e imaginarios ancestrales con las prácticas artísticas contemporáneas. “La cultura partió en un viaje a las grandes ciudades, dejó de lado sus raíces en el cultivar y quedó flotando entre nubes, cristales, luces, bits y paredes de concreto. Su raíz fuerte y profunda fue agrietando la neblina para volver a su esencia; para recordarnos que no hay cultura sin el cultivar. Por eso hablaremos de este viaje, de su retorno al origen y la necesidad primordial de repensar la cultura en tiempos de quiebres, fisuras y cambios fundamentales”, explica Gabriel.

Christian Oyarzún y parte del proyecto de taller brigada digital. © Brigada digital.

Por su parte, el artista-investigador brasileño Ruy Cézar Campos, quien participó en la convocatoria de ensayos transmediales, presentará durante la primera semana, su ensayo  “LSST-Sacs_Monet”, que trata “temas como la abolición de la esclavitud en Brasil, el telescopio LSST (ubicado en Cerro Pachón, Chile), el cable submarino Monet, el derrame de petróleo en la costa del Nordeste de Brasil en 2019, entre otros temas que son transversales a las futurologías lationoamericananas”, compartió. En esta misma línea, Ruy presentará una charla sobre Infraestructuras Críticas, donde expondrá herramientas conceptuales asociadas a prácticas artísticas que permitan pensar la relación entre lo digital y lo ambiental, la geopolítica y una crítica a la infraestructura del progreso.

Espaciario. Ensamble Maleza, La Paz © Ensamble maleza.

Más información Residencia y Festival Toda la Teoría del Universo (TTU)

Puedes revisar las actividades del Festival Toda la Teoría del Universo en https://festival.todalateoriadeluniverso.org/, también en www.todalateoriadeluniverso.org o en las redes sociales en Facebook, Instagram y Twitter, bajo el mismo nombre.

Facebook: Toda la Teoría del Universo

Instagram: _todalateoriadeluniverso

Twitter: @todalateoria

Youtube: www.youtube.com/channel/UCubW9LX0t89sTzHILlWg_qQ

 

 

 

 

Hasta el 28 de septiembre se mantendrá abierta la nueva convocatoria latinoamericana del colectivo chileno Toda la Teoría del Universo, la que invita a reflexionar sobre las interrelaciones entre los territorios, el medio ambiente, las ciudades y sus habitantes; llamado que invita a participar a quienes trabajen desde las artes visuales, nuevos medios, lo audiovisual […]

Hasta el 28 de septiembre se mantendrá abierta la nueva convocatoria latinoamericana del colectivo chileno Toda la Teoría del Universo, la que invita a reflexionar sobre las interrelaciones entre los territorios, el medio ambiente, las ciudades y sus habitantes; llamado que invita a participar a quienes trabajen desde las artes visuales, nuevos medios, lo audiovisual transdisciplinar, el arte sonoro, diseño, arquitectura o gastronomía, entre otras disciplinas, así como a profesionales o autodidactas de las áreas de la historia del arte, humanidades o ciencias sociales, que se vinculen en proyectos de desarrollo artístico.

Este llamado, sigue la línea curatorial 2020 Futurologías Latinoamericanas y en su  base se refiere a la interacción/convivencia de los territorios y sus habitantes, siendo la principal motivación, facilitar instancias de participación y creación de saberes comunes. “Cada edición del proyecto plantea un ejercicio editorial, de acciones y de archivo, donde buscamos vincular conceptos, situaciones, personas, lugares que nos hagan sentido, en los cuales vemos un posible diálogo. Es una práctica en red, no es un proceso lineal, y la estamos observando permanentemente a través de nuestras actividades” dijo Cristián Toro, gestor e ilustrador en el proyecto.

Durante su estadía, los residentes deberán activar espacios de reflexión con la comunidad, y sistematizar los resultados y aportes que de alguna manera contribuyan a las dinámicas de los lugares. Transferir y recibir conocimientos situados es el eje que impulsa esta red. “En este sentido, las residencias nacen como una inquietud que aparece en el equipo TTU, de pensar las tecnologías desde sus componentes socio culturales con atención a lo latinoamericano, y además, que se pudiese  trabajar desde algunos cruces con otras disciplinas, artes y oficios”, explicó Andrés Morales, gestor de la Toda la Teoría del Universo.

 

Las residencias

Respecto a las residencias, TTU propone tres territorios de la provincia para llevar a cabo estos espacios. En Concepción, se desarrollará “Ecosistemas Humanos y  transformaciones urbanas”, cuyo planteamiento propone que “las ciudades funcionan como dispositivos que albergan un sin fin de interacciones, y las tensiones que configuran el espacio social se vuelven más visibles y multifactoriales. Concepción como ciudad no escapa a ello, y en la contemporaneidad se presentan viejos/nuevos actores que demandan estar presentes en este territorio en disputa”.

El llamado es a investigar la ciudad desde una mirada que comprenda la vida urbana, individual, plural y corpórea; con sus subjetividades y biopoderes en constante conflicto. Mientras que los temas a trabajar pueden ser propuestos por el residente en cualquiera de los aspectos que conforman la ciudad y su relación humana. “Así como los flujos inmateriales que resultan de ello”, dijeron.

En cuanto al resultado a conseguir, este debe estar relacionado a alguna disrupción objetual en la ciudad misma. “Esto puede ser entendido como una acción pública, mediante prótesis cuerpo-objeto, intervenciones visuales, sonoras o materiales en espacio público, como también el cruce entre estas posibilidades”, explicaron.

En parte de la zona carbonífera de la Región, específicamente en Entre Túneles, Lota y Colcura, se llevará a cabo “Ecosistemas marítimos y problemática costera-forestal”, cuyo supuesto plantea que “la aceleración de la industria extractivista golpea a las zonas, que contra su voluntad, son sacrificadas por las formas socio-técnicas que avanzan, imponen y transforman los ritmos naturales y culturales de los lugares.

“Entre Túneles” es una caleta pequeña de la costa pacífico, que está inmersa entre la industria forestal y pesquera. Un pequeño territorio casi aislado que se transforma lentamente en medio de la nostálgica Lota y la factoría de Arauco, por eso la convocatoria es a tener un diálogo participativo con la comunidad (puede ser de Lota, Colcura o Entre Túneles), “para reflexionar en torno al avance desmedido del sistema extractivista de la zona, pasado y futuro, a través de talleres o producción comunitaria. Su resultado puede ser una obra objetual, intervención o elemento funcional, entendida como técnicas aplicadas al territorio”, señalaron.

También en Concepción se realizará la residencia “Ecosistemas y medios no-humanos en crisis”, respecto a lo que señalan: la comprensión de los bosques y humedales permite acercamientos diversos hacia la relación de la vida cotidiana, la naturaleza y la técnica. El uso de los suelos puede hacernos comprender cómo nos relacionamos con la biodiversidad no-humana”.

Desde TTU plantean que la expansión desmesurada de las urbes junto al auge del monocultivo, amenazan no solo a la biomasa, sino también a los grupos humanos e individuos que han habitado dichos remotos territorios. “Esta intersección donde se cruza el saqueo del ecosistema, con las promesas de progreso y las organizaciones territoriales, será el territorio de trabajo”, dijeron.

Cabe señalar que para esta convocatoria el resultado es abierto a obras transmediales, documental sonoro, piezas audiovisuales, documentales interactivos o videojuegos.

Para leer las bases pincha este enlace.