Escuchemos a la Naturaleza: una reflexión desde las alturas del Cordón del Caulle