Los ríos son vitales vital del ciclo del agua y fundamentales en la mitigación del cambio climático. Son ecosistemas dinámicos e integradores que suministran agua a los seres humanos, transportan nutrientes hacia los océanos, capturan carbono y nitrógeno, conectan humedales, turberas y suelo y aportan a la alta biodiversidad a zonas de desembocadura. Chile tiene […]

Los ríos son vitales vital del ciclo del agua y fundamentales en la mitigación del cambio climático. Son ecosistemas dinámicos e integradores que suministran agua a los seres humanos, transportan nutrientes hacia los océanos, capturan carbono y nitrógeno, conectan humedales, turberas y suelo y aportan a la alta biodiversidad a zonas de desembocadura.

Chile tiene más de 1200 grandes ríos escasamente protegidos, mientras vive su peor crisis hídrica producto de los efectos visibles del cambio climático y una mala gestión de las aguas, excesivamente permisiva con industrias como la agroalimentaria, forestal, minera e inmobiliaria y que promueve el desarrollo de represas e hidroeléctricas.

La iniciativa de la nueva ley busca proteger no solo ríos prístinos, sino aquellos que guardan un valor escénico, recreativo, geológico, histórico, cultural o ecológico. © Rodrigo Manns

La urgencia por una la Ley de Ríos Salvajes

Actualmente, no existe en Chile una figura legal específica que proteja a los ríos de amenazas, o que ponga en valor y resguarde los atributos excepcionales de la inmensa variedad de torrentes de agua que tenemos a lo largo y ancho de nuestro país, “pese a que cuidarlos es algo de sentido común, porque somos un país seriamente afectado por la mega sequía, altamente vulnerable al cambio climático y con menos del 1% de los 1.251 grandes ríos parcialmente protegidos”, explica Álvaro Montaña, Geógrafo de Fundación Geute Conservación Sur e integrante de la campaña Ley de Ríos Salvajes.

En efecto, solo el 1% de los ríos nacionales se encuentra “protegido” a través de Reservas de Caudales y Santuarios de la Naturaleza, que son las únicas dos figuras de protección con que contamos en la actualidad. “Lamentablemente, ambas son insuficientes, ya que no protegen de manera integral los ríos, no prohíben expresamente ninguna actividad en ellos y tampoco incentivan la restauración”, agregan desde Fundación Geute.

La Campaña Ríos Salvajes surge en un momento en que Chile ha transitado desde una situación de privilegio hídrico a estar en el puesto 18 en la lista global de países con mayor riesgo de sufrir estrés hídrico.

Así, en busca de un marco legal orientado a una protección integral y eficaz, surgió la iniciativa de la Ley de Ríos Salvajes, impulsada por Fundación Geute Conservación Sur, ONG Ecosistemas, Fundación Terram e International Rivers. El proyecto busca la protección o restauración de ríos, y no está enfocado solo en ríos prístinos, sino que en todos aquellos que tengan un alto valor escénico, recreativo, geológico, histórico, cultural o ecológico.

En este sentido, Álvaro Montaña finaliza con la convicción de que “podemos trabajar para que la vida natural regrese a sus riberas y volvamos a tener un ecosistema saludable. Un río que vuelva a correr salvaje y que nos permita satisfacer nuestras necesidades de agua, pero de manera responsable y sustentable. Y se agradece si lo hacemos no sólo desde un marco legal, sino también desde una mirada artística e inclusiva”.

Mural «Protejamos los Ríos Salvajes» en Pucón.  © Víctor Astete

Un mural inclusivo en Pucón

En ese contexto, la Campaña Ríos Salvajes, buscó a su vez involucrar a la ciudadanía sobre la importancia y la necesidad de proteger y restaurar los ríos chilenos profundamente alterados por la actividad humana. De hecho, el país ha transitado desde una situación de privilegio hídrico a estar en el puesto 18 en la lista global de países con mayor riesgo de sufrir estrés hídrico. Actualmente, un tercio de las comunas del país se encuentra con decreto de escasez hídrica y el Estado debe abastecer de agua potable con camiones aljibe a, al menos, 400 mil personas en todo el país.

En esta lógica, el pasado viernes 21 de enero se inauguró en la ciudad de Pucón el Mural “Protejamos los Ríos Salvajes”, actividad organizada por Patagonia Chile en conjunto con las ONGs LabSocial y Movimiento Arte Down. “El mural Protejamos los Ríos Salvajes es un trabajo colaborativo e inclusivo, una forma de inspirar a las comunidades a actuar por la protección y restauración de los ríos de nuestro país”, explica Benjamín Carvallo, Brand & Community Manager de Patagonia Chile.

ArteDown Internacional es un Movimiento Artístico Inclusivo -perteneciente a LabSocial- que genera un espacio para que niños, jóvenes y adultos en situación de discapacidad puedan promover la inclusión a través del arte. «Nos motiva el trabajo colaborativo entre la preservación del ecosistema y la inclusión a través del arte, que puedan fusionarse virtuosamente para mostrar que podemos co-crear un mundo más amable, comprometido e íntegro con las personas y la naturaleza”, sostiene Francisca Mira, de la ONG LabSocial.

Una muestra de los murales presentada por Benjamín Carvallo, en el centro de Pucón. © Víctor Astete

Para tener más información sobre LabSocial y Arte Down aquí

Involúcrate en la Ley de Ríos Salvajes aquí

Imagen de portada: Ríos libres y salvajes © Eduardo Minte Hess