¿Cómo sería una ciudad sustentable? Fragmentos del nuevo libro «Basura cero»

Hoy la autora y abogada Fernanda Piedra nos trae desde el sur de Chile un adelanto de su nuevo libro «Basura cero: Cómo decirle adiós a la basura y estar en paz con nuestro planeta», recién lanzado por editorial Zig Zag, el cual busca dar soluciones a la era desechable en la que vivimos y así ser más conscientes de nuestra relación con la basura y la crisis climática.

«Descartamos alimentos, compramos productos en empaques que luego desechamos, nos deshacemos constantemente de ropa que aún nos queda bien y de aparatos electrónicos y eléctricos que todavía funcionan. Botamos muebles, libros y juguetes… La lista de lo que llega a nuestros basureros es infinita. Hemos vivido casi un siglo de una era desechable, debemos ¡y podemos! ponerle fin.», asegura la autora, cuyo propósito en este libro ilustrado fue hacerse las siguientes preguntas: ¿Qué hay detrás del negocio de la basura? ¿Qué sucede al embarcarte en un viaje verde? ¿Qué iniciativas evitan y reutilizan el desperdicio?

El libro entrega información fundamental sobre el origen de la basura, el destino de nuestros residuos y los efectos que tienen sobre el planeta. © Zig Zag

A lo anterior se le suma que Chile es el país que más genera basura en Sudamérica, además de ser exportadores de residuos plásticos. Del total de la basura que produce (correspondiente a residuos sólidos municipales), solo se recicla el 10%. «No hay un planeta “B” donde escapar de todo el daño que hemos causado a la naturaleza y a nosotros mismos.»

¿Qué hay detrás del negocio de la basura? ¿Qué sucede al embarcarte en un viaje verde? ¿Qué iniciativas evitan y reutilizan el desperdicio? 

Hoy compartimos parte del capítulo «¿Cómo sería una ciudad sustentable?» para que te sientas inspirado a ser parte de este movimiento urgente para mitigar la crisis climática.

¿Cómo sería una ciudad sustentable?

Para imaginar una ciudad sustentable podemos llamar a escena al solarpunk: un movimiento artístico que encuentra sus bases en subgéneros literarios de ciencia ficción, tales como el steampunk y cyberpunk, y que busca oponerse al presente e imaginar un futuro optimista en el que estemos libres de la amenaza climática y la contaminación, a través del uso de la tecnología y las energías renovables. En este futuro se da una coexistencia armónica entre personas, animales, plantas, insectos y tecnología. Los barrios integran a individuos de todas las edades, culturas y estratos económicos, y todos comparten celebraciones y el cuidado de los niños y mayores. Se compra a granel y hay eventos de reparaciones y zurcido. La idea de cooperación sustituye a la de competencia. Suena cool, ¿no?

Las viviendas de las personas estarían a unos 10 minutos a pie de todos los servicios que necesitan en su día a día. Todo caminable, en bicicleta o scooter.

Todos los edificios y casas deberían tener paneles solares o molinos de viento para abastecerse de electricidad. Asimismo, habrían molinos hidráulicos sobre ríos para aprovechar el movimiento del agua y así generar energía.

Todas las construcciones deberían tener algún tipo de vegetación; esto permitiría la captura de CO2 y contribuiría a enfriar la ciudad, lo que podría neutralizar o bloquear el efecto isla de calor urbano.

Fernanda Piedra es abogada, creadora de «Miel magazine», plataforma chilena pionera en vida lenta y cero residuos, y fundadora de «Zero Waste Life-London», primera comunidad basura cero de la capital inglesa. © Fernanda Piedra

En lugar de desagües, habrían jardines absorbentes de lluvia y piscinas naturales que filtrarían el agua para reutilizarla. El paisajismo de la ciudad estaría basado en la xerojardinería: con plantas de alto valor ornamental y bajo consumo de agua.

La agricultura urbana en forma de huertos particulares o de barrio ayudaría a reducir las emisiones de carbono ligada al transporte en la producción de alimentos.

En vez de ir al mall a comprar cosas nuevas, iríamos a un centro comercial del reciclaje, un destino consciente, donde sería posible comprar algo reciclado, upcycled o reparado -y único-. Algo así ya existe en Eskilstuna, Suecia. ¿Vamos?

¡No habría basureros! Pues todo se reutilizaría y/o reciclaría infinitamente. ¡En Rapa Nui ya es así! No hay basureros en lugares públicos porque las autoridades promueven que cada uno se haga cargo de su propia basura.

Compostaje ¡a todo nivel! Todas las instituciones públicas, colegios, empresas (tales como restaurantes y hoteles) y particulares, compostarían sus residuos orgánicos.

Refrigeradores comunitarios para fomentar la reducción del desperdicio de comida,  ahorrar y aumentar nuestras redes colaborativas. Se trataría de compartir comida en buen estado, que las personas no consumirán y que de otra manera terminaría en la basura, en un refrigerador común que esté a disposición de la  comunidad para quien necesite los alimentos. Y de aquí hay un paso a una cocina comunitaria para emprendedores y otros espacios del quehacer creativo.

Los medios de transporte, como los trolebuses y el metro funcionarán en base a energías renovables y limpias, como hidrógeno o electricidad con fuente solar o eólica. Es probable que los vehículos más pequeños se arrienden por su uso. Habría estaciones de carga eléctrica.

Biblioteca de las Cosas, un espacio donde se podría  arrendar cosas que no se necesitan permanentemente, ya sea para la casa  (herramientas), algún evento (parlantes XL para una fiesta) o  paseos y aventuras (equipamiento de camping). ¡En Londres ya abrieron una! Explora esta iniciativa aquí: https://www.libraryofthings.co.uk/

Loop, una plataforma residuo cero para productos de consumo masivo, como helados, chocolates, detergente y pasta de dientes, entre otras cosas. Los envases vacíos serían recogidos en cada casa para llevarlos a centros de limpieza y esterilización, donde serían rellenados y luego comprados por otra persona. Este servicio ya existe en países como Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Canadá y Japón.

Las tiendas físicas que venden alimentos contemplarán la opción de compra a granel, y habría fuentes de aguas en la ciudad para rellenar botellas reutilizables.

¿Y tú? ¿Cómo te imaginas una ciudad sustentable?

Basura cero. Cómo decirle adiós a la basura y estar en paz con nuestro planeta está disponible en la tienda virtual de Editorial Zig-Zag, con despacho a todo Chile, y próximamente en todas las librerías del país.

Valor: $15.990

Sobre la Autora

María Fernanda Piedra es abogada UC, creadora de «Miel magazine», plataforma chilena pionera en vida lenta y cero residuos, y fundadora de «Zero Waste Life-London», primera comunidad basura cero de la capital inglesa.

Imagen de portada: Lenka Dzurendov,  vía Unsplash.

0

Tu Carrito